martes, 12 de enero de 2010

El Lancashire Heeler

El Lancashire Heeler

Pese a haberse originado a partir del terrier de Manchester y el welsh corgi, tal vez con la posterior adición del linaje del teckel, el Lancashire heeler es un perro de tipo terrier de patas cortas y cuerpo alargado que se utilizaba como ratonero, pastor y perro de granja. El término inglés heeler, «mordedor de talones», remite a la forma en que estos perros guiaban al ganado. A veces se distingue entre los ejemplares más pequeños y los más grandes. Así, mientras que los primeros se conocen como heelers de carnicero, los segundos, que suelen ser perros de pastoreo y tienen el pelaje moteado de blanco, se llaman heelers de Ormskirk. A medida que la necesidad de perros ganaderos disminuía con la creciente mecanización de las tareas del campo, el Lancashire heeler estuvo a punto de extinguirse, pero desde entonces se ha convertido en un perro de compañía afectuoso y vivaz y en un excelente centinela.

Altura: 25-31 cm.
Peso: 4-6 Kg.
Esperanza de vida: 12-14 años
Origen: Gran Bretaña
Descripción: De poca altura y paticorto, con el cuerpo alargado, orejas grandes y separadas y la cola alta llevada sobre el lomo. Pelaje negro y canela, en general liso y brillante, algo más largo en invierno y con un collarín abundante.

Fuente: Perros: Historia, descripción, fotografías; Bryan Richard

No hay comentarios:

Publicar un comentario